Memorias

Como preámbulo de la documentación que contiene este compendió, quiero dejar testimoniado mediante un resumen sobre los albores del Cuerpo Deliberativo de nuestro municipio.

Conocido los resultados de las elecciones de mayo de 1995, que diera triunfador al Justicialismo en este Distrito, acto por el cual, mediante lo previsto por la Ley 11.584 por la que se crea el Municipio de Punta Indio, se incorporan tres (3) Concejales Justicialistas, la Sra. Silvia Casanova, los Sres. Alfredo E. Escalla y Juan Domingo Borrego, conformando conjuntamente con tres (3) Ediles con mandato en Magdalena, los Sres. Osvaldo Fuentes (PJ), Carlos Monzón (UCR) y Héctor Equiza (UCR), el Concejo Deliberante que regiría a partir del 1° de diciembre de 1 .995.

Los ideales autonomistas, los resúmenes de la Primera Jornada Programática para un Nuevo Municipio (trabajo que encabecé a pedido del Intendente electo Dr. Luís Alberto Colabianchi), fueron las bases para empezar a trabajar para dar forma y estructurar este Órgano de Gobierno.

No me había propuesto perseguir alguna función gubernamental, pero citado por Luis Colabianchi este me propone hacerme cargo de la Secretaría del HCD, sin dar una respuesta afirmativa, considerando que por una parte deberían ser los Concejales quienes deben elegir ese cargo, me citan Escalla y Borrego, quienes me manifiestan que ellos serían gustosos que yo los acompañara en esa tarea; no existía hasta ese momento ningún acuerdo o conocimiento de la misma propuesta entre Colabianchi y los nuevos Concejales; a todos les respondí con la misma consideración, por una parte debía consultar con el Directorio de SEVEN (dado la función que ejercía en esa Empresa) y por otro lado consultarlo conmigo mismo y mi familia, dado que mis conocimientos en ese campo eran limitados, y por otra parte podría ser incompatible con mis obligaciones laborales en la Empresa, dado mi responsabilidad como Jefe de RRHH.

Lo que podemos decir que existía, era la voluntad; empezábamos de la nada, las heridas con el Municipio de Magdalena aún no estaban cicatrizadas; es allí donde inicié las gestiones para poder conseguir copias de las Ordenanzas y a pesar de las marchas y contramarchas, el hecho que el Presidente del H.C.D. fuera un vecino de Verónica, (Conc. Héctor Pessano), luego de varias tratativas se logró el fotocopiado de las Ordenanzas sancionadas desde el año 1983 hasta fines de 1995.

La Provincia había contemplado que como Organismo de transición administrativa, la Secretaría de Asuntos Municipales, sea el nexo para poner en funcionamiento el nuevo Distrito, en algunas reuniones periódicas con seis funcionarios (de distintas áreas) designados por esa Secretaría, se fueron diagramando las bases que hiciera posible funcionar a partir de diciembre de 1995. mas allá de las cuestiones de ordenamiento administrativo se trató con ellos la transmisión de bienes, cosa que nos trajo perjuicios porque ios bienes muebles que quedarían en nuestro municipio, eran aquellos que se encontraban en el ámbito de las Delegaciones, y ya Magdalena había menguado este patrimonio en nuestro territorio y trasladando algunas maquinarias a la ciudad cabecera. También se trató lo referente al plantel municipal y al cálculo de la coparticipación que le correspondería a Punta Indio.

Dado el compromiso de las Instituciones Intermedias, se solicitó a la Sociedad Vecinal de Fomento de Verónica, nos cediera un espacio físico para empezar a funcionar, hecho que se dio inmediatamente, y sin limitaciones.

Contando con la documentación obtenida (solo las Ordenanzas), iniciamos el trabajo; convocándolo a José Luis Mallat a colaborar (consensuado con los Concejales electos), en un principio “ad-honorem” hasta tanto no inaugurar administrativamente el Nuevo Municipio, y en tanto y en cuanto su tarea responda a los requerimientos exigibles. En lo referente al personal que ocuparía el HCD, me propuse ajustamos a la idea austera que se había propuesto las bases de la Autonomía; y por lo tanto se diferenciaría de ¡a existente en Magdalena (en ese había 2 administrativos, 1 Director y dos Ordenanzas) en Punta Indio no tendríamos en principio Ordenanza, que sirviera café (entre otras tareas) a los Ediles, sino que cada uno se prepare el* mate según su gusto, además impusimos una alcancía para la compra de yerba y azúcar. Por mi parte conseguí una vieja computadora, a la que con la ayuda de Adrián Muniello se pudo poner en servicio, y allí en el programa dBase III plus, volcamos la información de aproximadamente 1.300 ordenanzas que conseguimos de Magdalena, clasificando: el área, el extracto del contenido, y su ámbito (Distrital, de alguna localidad en especial, fecha, etc.) a los efectos de proceder posteriormente a producir un digesto de todas ellas.

Ninguno de los que empezamos la tarea tenía un cabal conocimiento de funcionamiento del Departamento Deliberativo, nos valíamos de una fotocopia de la Ley Orgánica que se había traído de la Cámara de Senadores, un Reglamento Interno del HCD de Magdalena que tenía uno de los Concejales y un proyecto de otro Reglamento que se intentaba poner en vigencia en Magdalena, con estos dos modelos, con ideas del Reglamento de la Cámara de Senadores y la filosofía que marcaba la Carta de Acuerdo Compromiso se diseñó el primer reglamento, en este entre otras cosas se adaptó las Comisiones Internas (de acuerdo al Acta de Acuerdo Compromiso) y se creó la Comisión de Labor Deliberativa, en esta última permitía que el Secretario del HCD formara parte de la misma para levantar la opinión sobre los temas a considerar y la conformación del Orden del Día, entendiendo que este funcionario no hace política sino que podía argumentar las necesidades de tratamiento y el orden lógico que debe tener tratamiento (hay preceptos, sean estos Ordenanzas, Resoluciones, Comunicados o Decretos; que deben ser sancionados con antelación por una razón lógica de orden; también el Secretario tiene el primer contacto con los asuntos ingresados); pero ante la negativa del Radicalismo se obvió.

Teniendo en cuenta que la función deliberativa, es un estamento principalmente dogmático (ya que tiene por función generar actos administrativos de contenido general y abstracto) sancionando normas que hagan al bien comunitario. Creí oportuno pensar en el sentido Kerigmático (lo que significa: que viene de Dios) del accionar Deliberativo, a razón que paralelamente a las primeras vituallas para iniciar el trabajo, incorporé una bandera Argentina para que ondeara todos los días frente a la Sociedad Vecinal de Fomento (basamento de nuestra Administración), este primer Símbolo Patrio está depositado en el Pozo de los Recuerdos de la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes. Así la idea, solicité al Cura Párroco Osear Hilario Astorga, dos elementos a mi juicio fundamentales: una Biblia (de porte significativo) y que el mismo Ministro de la Iglesia volcara sobre ella su bendición y dejara su testimonio escrito (en una de las primeras hojas) y un Cristo (el Párroco le pareció oportuno ceder uno procedente de Jerusalen, confeccionado en madera de olivo y con tierra santa en su parte inferior, aporte que había realizado un vecino de un viaje a Medio Oriente [este puede haber sido por Néstor Comelli o por Luis Silvestri]). Este crucifijo estuvo presente siempre en todas las Sesiones, desde la primera Preparatoria, y la asunción del 1° Intendente, también presidió las Sesiones que se hacían en cada localidad y/o Institución donde ellas se realizaban.

Volviendo al tema de ordenamiento de los preceptos y la creación de un Digesto, se decidió no proseguir con la numeración de las sancionadas en Magdalena, sino empezar por la número 1, para ello en algún momento había que ratificar o derogar las Ordenanzas de Magdalena; sobre este tema el Estado Provincial se demoraba en sancionar una Ley que pusiera en vigencia las Ordenanzas de Magdalena en el nuevo Municipio. El trabajo consistió en “apartar” los preceptos que fueron sancionados sobre legislación de exclusividad del territorio geográfico al trazado de Magdalena, para derogarlas; también derogar aquellas que por modificación de otras habían perdido vigencia, y condensar las Ordenanzas sobre el mismo tema en una sola. Las ratificadas se hicieron sobre una Ordenanza con el número correlativo, ya de Punta Indio, (ver Digesto).

Tratando con cumplir las normas administrativas del HCD (archivo de los preceptos [aún entendiendo que el “Registro Municipal” estaría dentro del Ejecutivo] y confección de las Actas de las Sesiones) se trataron estos asuntos con funcionarios de la S. de Asuntos Municipales y del Tribunal de Cuentas; en principios con respecto a las Actas, estas debían ser mediante la traducción taquigráfica, nos pusimos en contactos con miembros del plantel de taquígrafos de la Cámara de Senadores, se necesitaba contratar por lo menos a tres; y solicitado un presupuesto el mismo superaba nuestra economía; la primera Sesión Preparatoria y la Primera Especial (asunción del Sr. Intendente y sobre la aprobación de las primeras normas) se sirvió a título de prueba y gratuito el sistema de traducción taquigráfica. Se insistió en levantar las actas por sistema de audio y las copias a los Concejales a las 48 hrs. de finalizada la Sesión para su observación. Con respecto a las Ordenanzas, Resoluciones, Comunicados y Decretos, como también las Actas, no teníamos una definición sobre la forma de reproducción de las mismas (manuscritas en libro foliado, digitalización e impresión) por parte del Tribunal de Cuentas, se optó por la trascripción dactilográfica, imprimiendo tres originales, una al D.E. y dos para el archivo en el HCD, debidamente foliadas y posteriormente encuadernadas (una de color verde para uso cotidiano, y otra de color de tapas bordó, para archivo riguroso) decidimos esta formalidad porque a decir que Magdalena cumplía con la norma sin develar exactamente su conocimiento de la formalidad, nos dio el aval para hacerlos a la manera como se hizo. En cuanto a las Actas se definió dejar una copia en Contaduría para ser entregada al delegado/a del Tribunal de Cuentas de la Provincia en el momento de su visita/auditoría.

La provincia por medio del Tribunal de Cuentas, proveyó de mobiliario para la nueva administración; en el caso del HCD específicamente llegaron seis (6) bancas; y gestioné al Ejecutivo nos sumaran una mesa para PC, un armario metálico de dos puertas, un perchero y sillas; esto con mas el mobiliario de la Sociedad Vecinal de Fomento (escritorio, mesa de reuniones y sillas) fueron los elementos con los que empezamos a funcionar.

Inauguración Deliberativa

Días antes de llegar la convocatoria por despacho del H. Tribunal de Cuentas (con fecha 28 de diciembre de 1995), dirigida al Concejal de Mayor Edad de la lista triunfante, para llevar a cabo la Sesión Preparatoria fijada para el 1/12/95; se hizo un Acta de Autoconvocatoria por parte de los seis miembros del Nuevo Cuerpo, con fecha 20 de noviembre de 1995, ya que la documentación del HTC demoraba en llegar y se acaban los plazos de convocatoria y tiempos para su organización. El 1° de diciembre de 1995 a las 11:05 hs. en el Gimnasio del Club Social y Dep. Verónica, solicitado para esta ocasión se llevó a cabo la primera Sesión Preparatoria del Honorable Concejo Deliberante, siendo este el primer Acto público del Nuevo Municipio, es digno destacar que mas allá de las formalidades que se realizan en estos actos, hubo una presencia masiva de Invitados Institucionales, y de vecinos en un número aproximado de 300 personas y en una acto significativo al nuevo perfil municipal, se invitó al Sr. Antonio Silva a ocupar la “Banca Honoraria” sintetizando en su persona a muchos de aquellos que lucharon por décadas para declarase autónomos, (ver primer tomo del libro de Actas del HCD).

Para poner en marcha el Nuevo Municipio se citó a Sesión Especial para el día 10/12/95 en el Círculo Católico de Obreros de Verónica, en ella se aprobó el Decreto sobre el Reglamento del HCD, este contempló, dentro de las normalidades de otros HCD, la formación de una Comisión Interna de Organizaciones No Gubernamentales, entendiendo que por el espíritu autonomista debía ser una comisión de trabajo medular del nuevo sistema, y ya previéndose la creación de la “Banca Honoraria”. En esta misma Sesión se aprobó la Ordenanza sobre la estructura básica funcional de la Municipalidad de Punta Indio, entre otros temas.
Se pasó a un cuarto Intermedio hasta el día 11/12 a las 19:00 hs. en la Plaza General San Martín, frente a la Ex Delegación Municipal (lugar emblemático) con una popular y nutrida presencia, para llevar a cabo la asunción del 1° Intendente Municipal, Dr. Luis Alberto Colabianchi; acompañan este acto el Sr. Vice Gobernador de la Prov. de Buenos Aires Rafael Edgardo Roma, el Sr, Ministro de Gobierno y Justicia Rubén Citara, entre otras autoridades. En esta se toma juramente al Nuevo Intendente, y luego de las palabras del Dr. Luís A. Colabianchi, hizo lo propio el Sr. Vice Gobernador. Luego de todo esto el Sr. Intendente toma juramento a sus colaboradores.

Como fuera comentado precedentemente, estas primeras Sesiones fueron transcriptas por sistema taquigráfico a título de demostración y forma gratuita. Las posteriores se realizaron aprovechando que el Semanario “El Pregón del Sur” publicaba una transcripción total de las Sesiones para su publicación, y dado que el Sr. Parma se ocupaba de ello, se le pagaba un monto por cada desgravación que entregaba en soporte digital, ya dactilografiada. Esta tarea con el tiempo se hizo, gravando las sesiones (con un grabador portátil de mi propiedad) y la desgravación las realizaba el empleado administrativo, José Luís Mallat, trabajo que realizaba en su casa, por no contar aún con mas de una computadora y el tiempo de demanda administrativa era demasiado arduo.

Un destacado y párrafo aparte merece la colaboración de vecinos como Rubén “Cahín” Díaz, quienes todo lo que necesitamos (fotocopias, hojas, carpetas, etc,) previo a la puesta en marcha administrativa, lo donaba. También contamos con la colaboración con sus equipos de sonido por parte de Daniel Gallaman, él facilitó los equipos (a los que tubo que agregar micrófonos y cables de conexión) para que los debates se pudieran realizar con público y poder además gravar con mayor nitidez el desarrollo de las mismas; en las primeras oportunidades Daniel traía los equipos los instalaba y controlaba, mas adelante nos dejaba los equipos a disposición.

Consulte